Propósito hostelero de Año Nuevo: dormir más

169
0
Compartir:

Donald Burns | The Restaurant Coach

En el ajetreado mundo de la restauración, donde el ritmo es incesante y siempre hay mucho en juego, hay un culpable que te arrebata clandestinamente los beneficios delante de tus narices. No se trata de la última tendencia del mercado ni de un cambio en las preferencias de los clientes. Es algo mucho más personal: la falta de sueño de calidad.

El coste para tu restaurante de la falta de sueño

  1. Deterioro en la toma de decisiones. La falta de descanso merma la agudeza de tu mente, haciéndote propenso a cometer errores, descuidos y decisiones poco acertadas que podrían costarle caro a tu negocio.
  2. Creatividad atrofiada. La innovación hace avanzar a los restaurantes. Con la privación de sueño, el pozo de la creatividad se seca, limitando tu capacidad para adaptarte, innovar y prosperar.
  3. Deslices operativos. Desde contratiempos con los pedidos hasta falta de comunicación con el personal, un cerebro privado de sueño se pierde en las operaciones del restaurante.
  4. El negocio de la restauración no es un sprint, es una maratón. Sin el descanso adecuado, tu energía disminuye, lo que afecta a tu capacidad para dirigir con eficacia turnos largos y exigentes.

Efectos de tu falta de sueño en el equipo

– Energía contagiosa (o falta de ella). Tu equipo se alimenta de tu energía. Si está siempre cansado e irritable, la moral decae, lo que lleva a una menor productividad y a una posible rotación de personal.

– Momentos de liderazgo perdidos. El liderazgo eficaz requiere presencia, tanto mental como emocional. La falta de sueño te priva de esos momentos cruciales para inspirar, guiar y conectar.

Cómo recuperar el descanso (y los beneficios)

  1. Prioriza el sueño. Del mismo modo que das prioridad a las comprobaciones de inventario o a la formación del personal, programa horas de sueño regulares. Tu negocio y tu salud dependen de ello.
  2. Optimiza tu entorno de sueño. Asegúrate de que tu dormitorio es adecuado para el descanso: oscuro, silencioso y fresco. Considera herramientas como máquinas de ruido blanco o incluso aplicaciones de seguimiento del sueño.
  3. Delega y confía. Deja que tu equipo se encargue de ciertas responsabilidades, para que no tengas que estar siempre quemándote las pestañas. No se trata sólo de repartir la carga de trabajo, sino de generar confianza.

Noches cada vez más tranquilas

Los beneficios no son sólo números, márgenes o estrategias. Están profundamente enlazados a tu bienestar, tu claridad mental y tu energía. Al reconocer y rectificar el déficit de sueño, no sólo estás invirtiendo en ti mismo, sino en el futuro de tu restaurante.

Por una mente más clara, días más luminosa y más dinero en el banco.

Donald Burns
The Restaurant Coach™

Compartir: