Acierto: todo lo que está haciendo (bien) la restauración para potenciar la diversidad

67
0
Compartir:
Todo lo que está haciendo la restauración para potenciar la diversidad

Ríos de tinta corren sobre la igualdad en las empresas. Sobre el edadismo, la inclusión y la riqueza que proporciona la diversidad en las plantillas. Sin embargo, a veces es más el ruido que el caudal. Por eso, nos congratulamos al comprobar cómo grandes compañías hacen un esfuerzo real por diversificar sus plantillas.

Hoy, nos hacemos eco de las acciones emprendidas por Rodilla, Burger King o McDonald’s.

Ejemplos de las más grandes que abren camino a las pequeñas

Durante siglos, el mestizaje cultural ha enriquecido la gastronomía de las naciones, propiciando la fusión de sabores y tradiciones. Ahora es la restauración quién a través de su actividad productiva demuestra que la diversidad generacional, cultural, de capacidades,  étnica o de género, entre otras, potencia la sociedad.

Rodilla

La marca de sándwiches más famosa del momento abría hace un mes su segundo restaurante en colaboración con la Fundación A LA PAR, esta última inmersa, desde hace 70 años, en la defensa de los derechos de las personas con discapacidad intelectual y su participación en nuestra sociedad.

 El nuevo establecimiento, gestionado por personas con discapacidad intelectual, refuerza el compromiso de la marca respecto a su cultura de la inclusión y sienta un magnífico precedente para muchas otras en la integración real porque, como señala la compañía, el empleo es un pilar imprescindible en la inclusión. 

Burger King

Por su parte, Burger King ha sido reconocida en varias ocasiones por las oportunidades laborales ofrecidas a las personas con síndrome de Down desde el 2019 en distintos establecimientos de España y a través de su proyecto Down

No es el único colectivo especialmente apoyado por la marca. En 2021, Burger King se adhería a la mayor red profesional para la inclusión laboral LGTBQ+ del momento, myGwork, a la que están adscritas otras grandes empresas asociadas también a REDI, asociación a la que, por cierto, pertenece McDonald’s en su apuestan por la diversidad e inclusión LGBTQ+.

McDonald’s

Precisamente MCDonald´s España fue la primera empresa de restauración en implementar un protocolo para la gestión de la diversidad sexual. Un año más tarde, en 2022 McDonald’s dio un paso más a la hora de celebrar el Orgullo LGTBIQ+ lanzando una campaña por la inclusión y el empleo en sus restaurantes con un mensaje muy claro: “Seas como seas, McDonald’s va contigo”. La cadena destaca por haber desarrollado un protocolo para la gestión de la diversidad sexual y reasignación de sexo, «pionero en España y en el mundo». En palabras de Paloma Cabral, directora corporativa de McDonald’s España, “las empresas debemos trabajar para conseguir que todos los trabajadores se sientan a gusto con su propia identidad sexual. Es un trabajo diario que desde McDonald’s seguiremos desarrollando de forma incansable para garantizar el bienestar de todos nuestros empleados”.

Las organizaciones del sector involucradas en la empleabilidad de colectivos especialmente vulnerables aumenta, sobre todo entre las más grandes.

Pero ¿de qué nos sorprendemos realmente? ¿Acaso no es la restauración el sector diverso por excelencia? 

Pensémoslo detenidamente. En la restauración española los talentos jóvenes conviven con los seniors, la mujer tiene un papel destacado (supone el 53 % de la fuerza laboral del sector, según datos de Marcas de Restauración) y el número de nacionalidades representadas es mayor que en cualquier otro. Vamos, que a la restauración, en diversidad, no le gana nadie.

 Así que, lanzamos otra pregunta: ¿por qué no sacamos pecho de ellos? Y mejor aún, ¿por qué no utilizamos esa ventaja comparativa para potenciar el talento y apuntalar el futuro de todas esas pymes que aglutina el sector? A veces la solución está justo frente a nosotros.

La hostelería como motor de diversidad e inclusión

Señalaba Virginia Caracero, de Fundación ONCE, en una entrevista para Canal CEO que “una sociedad que no tiene en cuenta la diversidad, no avanza”. Señalaba también la importancia de que los líderes sepan ver esa riqueza y aprovecharla, “que tengan en su ADN la diversidad”, explicaba. Y no le falta razón. 

Porque el responsable de un restaurante que sepa detectar las fortalezas de una persona, cualquiera, sus grandes habilidades (porque todo el mundo tiene alguna) y empoderarlas, estará ganando un talento decisivo para el futuro de su actividad.

Es más, en sociedades cada vez más heterogéneas y diversas, contar con personas culturalmente distintas o que proceden de realidades muy dispares, fortalece la capacidad de cualquier empresa para mejorar la experiencia de usuario de grupos de consumidores muy específicos. Ahora que buscamos la máxima personalización, esta ventaja debería ser, al menos, tenida en cuenta.

 La restauración es, así, un sector proclive a dar la oportunidad, a cualquier persona, de desarrollar una carrera profesional de manera satisfactoria y en virtud de sus principales destrezas.

Dicen los expertos que, en esta década, un líder que no cultive la diversidad será un auténtico líder. Es razonable pensar que todos aquellos dispuestos a contribuir por el futuro del sector de la restauración lo harán desde esta óptica. La de plantillas beneficiadas por la enorme riqueza de nuestra sociedad.

 

Compartir: