Fidelizar a través del espacio: tendencias en interiorismo gastronómico

127
0
Compartir:

Quienes piensan que en el sector de la restauración solo se puede conquistar al público por el estómago es que andan un poco justos de miras. Todo local que se precie debe meterse a los comensales en el bolsillo a través de los cinco sentidos. Sí, has oído bien, oído y tacto incluidos. Pero no solo mediante los platos. La atmósfera que logramos crear alrededor de la mesa es tan importante como lo que hay sobre ella.

Y no, no nos referimos a diseñar una esquina súper cuqui e instagrameable, sino a repensar el espacio por completo y de una forma integral, de acuerdo a los valores y objetivos que defiende la marca gastronómica. A tan solo unas semanas para que comience la temporada de mayor auge en el sector, estas son algunas ideas y recomendaciones a la hora de darle la vuelta al concepto de tu local.

Lo que se avecina este 2024

Para Isa Rodríguez, fundadora y directora creativa de INDAStudio, este año asistiremos a una preferencia por el diseño de espacios personalizados que fusionen inspiración local y cultural: “La demanda parece que se inclina hacia las experiencias auténticas que capturen la esencia de la cultura local, incorporando elementos con identidad como materiales autóctonos y detalles arquitectónicos y decorativos tradicionales”, explica. 

 Otras apuestas que podremos ver, según Rodríguez, serán:

  • La utilización de colores vivos y vibrantes para crear ambientes más atrevidos y expresivos, que capten la atención de los clientes.
  • Las antigüedades y el mobiliario vintage o retro.
  • Los dorados y los brillos.
  • La iluminación muy tenue e indirecta, para generar ambientes más sobrios y elegantes.

¿Y en las terrazas? La combinación de colores frescos y materiales naturales como la madera con los tonos propios de la marca parece ponerse de moda. También el empleo de plantas y la creación de zonas verdes. Una buena iluminación a partir de luces cálidas, mobiliario cómodo y acolchado, y mesas firmes y amplias, a ser posible redondas, parecen ser el resto de ingredientes necesarios para lograr una terraza perfecta.

Cuando la tendencia es que no exista tendencia

Un estilo callejero, disruptivo y urbano; espacios meet and greet, la sostenibilidad por bandera… Son varias las consignas que parecen dibujarse en el horizonte de las tendencias en decoración de restaurantes y locales de ocio. Sin embargo, hay quienes no siguen las modas estilísticas, sino que bucean en lo genuino para encontrar el diseño más adecuado. La razón: en la época de las redes sociales, todo muta a una velocidad vertiginosa. 

Para Isa Rodríguez, fundadora y directora creativa de INDAStudio, este año asistiremos a una preferencia por el diseño de espacios personalizados que fusionen inspiración local y cultural.

Observamos como cada tendencia pasa de moda a velocidades sorprendentes y no merece la pena”, señala Natali, de Equipo Creativo, que dice no seguir ninguna tendencia, sino adaptarse al concepto y a la inspiración del cliente para crear un arte en sí mismo y único: “(El diseño) debe tener una esencia propia, lo que aportará mayor nivel de diferenciación”.

Buenos diseños que provocan buenas experiencias

Para Natali, un buen diseño es capaz de impactar en las emociones de los clientes hasta el punto de mejorar su experiencia in situ: “un diseño debe fluir con todas las ramas del espacio: concepto gastronómico, visual, servicio, etc., así podremos generar un buen recuerdo”, puntualiza. 

En opinión de Isa Rodriguez, el entorno tiene, sin duda, una influencia significativa sobre nuestro estado de ánimo: “Los espacios que frecuentamos repercuten sutilmente en nuestro comportamiento y desarrollo emocional y a largo plazo adquieren un papel muy destacado sobre nuestra percepción y conducta”. 

Lectura recomendada: ¿Cuidas el interiorismo? Es una gran herramienta de fidelización.

Según nos explica Rodriguez, la psicología del espacio sostiene que cada elemento del entorno nos afecta y debería aplicarse de la manera más apropiada para favorecer las sensaciones positivas. De hecho, se pueden optimizar factores clave como la iluminación, la temperatura o la disposición del mobiliario para mejorar la comodidad y el bienestar dentro de un determinado local de acuerdo a las preferencias de la clientela.

Por su parte, Pascua Ortega, del estudio Pascua Ortega, nos traslada que un proyecto bien concebido impacta, por supuesto, en la atracción del cliente y su estado de bienestar, en ese recuerdo positivo de dicha experiencia, pero también en la actividad que se desarrolla día a día en el negocio: “Infiere positivamente en toda la parte funcional, además de crear marca, identificar la experiencia y envolverla de cierta exclusividad”. 

Lo que siempre triunfa

Para Ortega, lo que jamás se debería hacer es acoger proyectos o sugerencias no profesionales, pues podría llevarnos a “caer en las copias o los extremismos de una moda”. Y Rodriguez está de acuerdo, “desaconsejamos totalmente dejar el diseño de un restaurante en manos de la improvisación; recomendamos contar con profesionales del sector para crear una estrategia de interiorismo que cumpla con los objetivos de funcionalidad, estética y rentabilidad del espacio y del negocio”.

En opinión de las expertas consultadas, un espacio que cuente con elementos unificadores y en cierta medida atemporales o genuinos suele ser acertado. Como lo es  trasladar a la atmósfera una sensación de calidez o bienestar en su conjunto a través de elementos que, además, creen valor, como los materiales sostenibles que implican un ahorro energético y minimizan la contaminación, el uso de materiales reciclados o la integración de tecnología capaz de favorecer la experiencia de los usuarios y de conseguir una mayor eficiencia energética. 

Compartir: