Ni almuerzo, ni desayuno: Brunch

2295
0
Compartir:

%banner%

%home%

No es un almuerzo, no es un desayuno, se trata del brunch, una costumbre anglosajona que empieza a tener sus adeptos en España.

El brunch nació como una manera de paliar la resaca tras una larga noche, con un buen aporte calórico que ayude a recuperar las energías perdidas. Su nombre es apócope de breakfast (desayuno) y lunch (almuerzo), por eso no se trata ni de un desayuno ni de un almuerzo, sino de una mezcla de ambos, además su horario puede extenderse desde las 11 hasta las 17 h.

El concepto de brunch empieza a ponerse de moda en España, y no es para menos, ya que somos un país al que le gusta salir de fiesta y dormir hasta tarde los fines de semana, sin olvidar que también nos gusta comer ¿por qué no va a estar el brunch entre la oferta de los bares y restaurantes?

Ofrecer Brunch, puede ser una buena forma de ampliar el negocio a más horas, ¿por qué ofrecer sólo desayunos, comidas y cenas cuando puedes dar comida durante todo el día? Ya que, aunque muchos bares ofrecen tentempiés, el Brunch no tiene nada que ver, ya que se trata de una comida copiosa, que busca saciar a los comensales y no tanto acabar con un hambre momentánea como sería el caso de áquel.

En Nueva York destaca Clinton Street Baking Company, un lugar de desayunos y brunch regentado por un matrimonio, que logran que sus clientes estén esperando hasta dos horas, simplemente para disfrutar del mejor brunch de Nueva York, y la opinión generalizada es que realmente valen la pena esas dos horas de espera.

En España ya existen algunos locales que ofrecen este concepto diferente de comida los fines de semana. Entre ellos se encuentra el Café Oliver, pionero en Madrid en servir brunch todos los domingos, y que continúan adaptándolo a las costumbres españolas y ofreciendo nuevos platos. Como resultado, el Café Oliver ha logrado el lleno completo todos los domingos.

© Olga Nayashkova – Fotolia.com

Compartir: