Si necesitas personal para tu restaurante: ¡pide el turno y ponte a la cola!

233
0
Compartir:

Santiago Melgar, fundador de Smquatro

«El éxito en la hostelería se construye sobre la

base de un equipo comprometido y bien capacitado.»

Gordon Ramsay

 

Con la llegada del verano, la hostelería se enfrenta una vez más al recurrente problema de encontrar personal cualificado. Esta realidad se ha convertido en un desafío cada vez más habitual en un sector tan exigente y dinámico como este, sobre todo en esta nueva era donde la digitalización abarca todas las áreas.

Pero no todo tiene que ver con la falta de personal y no toda la culpa es de los otros siempre. Muchas veces somos nosotros mismos los que de una forma u otra nos autosaboteamos a la hora de conseguir y gestionar a nuestros equipos.

Aquí van tres creencias habituales que no te permiten mejorar con tu equipo. No vamos a entrar en si son correctas o no, si son verdaderas o no, solo vamos a revisar si nos permiten avanzar hacia nuestros objetivos o no e intentar controlar lo que está a nuestro alcance para poder mejorar esa situación.

1. «No hay personal o la gente no quiere trabajar»

Es hora de crear un plan de formación. Muchas veces, escuchamos estas afirmaciones sin profundizar en las posibles soluciones. Sin embargo, es fundamental tomar conciencia de que tu equipo es un reflejo directo de tu forma de liderar. No se trata de buscar culpables, sino de ser práctico y entender que lo que te permitirá seguir adelante es aceptar que la calidad de tu equipo depende de tus acciones. Así que:

  1. Invierte en programas de formación,
  2. brinda oportunidades de crecimiento y
  3. apoya a tu personal en su desarrollo profesional.

Al hacerlo, estarás construyendo un equipo más competente y comprometido.

Descarga la guía definitiva sobre la gestión de personas para restaurantes

2. «No me hace falta mejorar»

Si alguna vez has pensado que no necesitas mejorar, es momento de reconsiderar este aspecto. En hostelería como en casi todos los aspectos de nuestra vida, lo que no mejora, empeora. La competencia es enorme y los estándares de calidad son cada vez más altos. Por lo tanto, es vital estar en constante evolución. Evalúa la motivación de tu personal en términos de:

  1. salarios justos,
  2. espacios de trabajo adecuados,
  3. sentido de pertenencia y
  4. un ambiente propicio para el alto rendimiento.

Por último, establece metas y busca constantemente formas de mejorar estos aspectos. Recuerda que la excelencia se logra a través de la mejora continua.

3. «Si formo al personal, se irá»

Esta idea puede frenar el crecimiento de tu equipo y tu propio negocio. En lugar de tener miedo de invertir en la formación de tu personal por temor a que abandonen el barco, considera que no formarlos sería aún peor. En palabras de Henry Ford: «Solo hay una cosa peor que formar a tus empleados y que se vayan, es no formarlos y que se queden». La capacitación y el desarrollo de tu equipo son inversiones a largo plazo que no solo mejoran la calidad del servicio, sino que también generan un sentido de pertenencia y motivación en los empleados. Ofrece programas de formación relevantes, promueve un ambiente de aprendizaje constante y brinda oportunidades de crecimiento y promoción. Verás cómo esto contribuye a la retención del personal valioso y al fortalecimiento de tu equipo.

En resumen, acepta que tu equipo es un reflejo de tu forma de pensar y actuar. Mejora continuamente, identificando las áreas de oportunidad y trabajando en ellas. No temas formar a tu equipo, pues es la clave para su crecimiento y éxito a largo plazo.

En un entorno tan competitivo como la hostelería, la inversión en el desarrollo de tu equipo será una de las claves para destacar y superar los desafíos que enfrentas.

¿Es necesario tener un organigrama en mi restaurante?

Compartir: