Consejos para evitar el síndrome del trabajador quemado en tu restaurante 

283
0
Compartir:

Adrián Fernández / Madrid 

El día a día en un restaurante es frenético. Tomar una comanda, atender una reserva telefónica, servir platos o limpiar las mesas son solo algunas de las múltiples tareas que se realizan. Se trata de un no parar que deriva en un grave problema: la hostelería es uno de los sectores que más estrés laboral genera. 

Ese estrés laboral afecta a la salud mental de los trabajadores. Tal y como comentábamos en este artículo, los trastornos mentales serán la primera causa de discapacidad a nivel mundial en tan sólo siete años siendo la depresión, tristeza, estrés o agotamiento emocional algunos de sus síntomas.  

El desgaste emocional y el estrés laboral crónica afectan muy seriamente al bienestar de los empleados y es un perfecto caldo de cultivo para que surja el Síndrome de Burnout o como comúnmente se conoce ‘Síndrome del trabajador quemado’. Se trata de una enfermedad reconocida por la Organización Mundial de la Salud que genera graves problemas de salud en nuestra sociedad. 

¿Qué es el Síndrome Burnout? 

Según explica el portal Mi empresa es saludable, este síndrome es el “resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito”. 

Se caracteriza por tres dimensiones:

  1. Sentimientos de falta de energía o agotamiento.
  2. Aumento de la distancia mental con respecto al trabajo, o sentimientos negativos o cínicos con respecto al trabajo. 
  3. Sensación de ineficacia y falta de realización.

La hostelería, el sector más quemado con su trabajo 

Por desgracia, los trabajadores de hostelería son los más quemados con su trabajo. Se encuentran muy por encima de otros trabajos como el de la administración pública, el de servicios, el del comercio o el de la sanidad. Además, este síndrome afecta a más del 70% de los trabajadores según datos extraídos de la consultora Deloitte. 

Es más, el informe apunta a que las empresas no hacen lo suficiente por paliar esta situación: siete de cada diez encuestados creen que las empresas no están haciendo lo suficiente para prevenir o aliviar el agotamiento dentro de su organización. Además, hasta el 21% de los encuestados asegura que su empresa no ofrece ningún programa o iniciativa para prevenir o aliviar el agotamiento mental. 

Lectura recomendada: La salud mental en hostelería: cuida a tu equipo para que cuiden de tu negocio 

Es el momento de actuar sobre la raíz del problema para evitar los típicos problemas que encontramos en el sector como son no encontrar el personal adecuado para un puesto de trabajo, alta rotación en las plantillas de trabajo o bajo rendimiento laboral. 

¿Cómo prevenir el Síndrome Burnout en hostelería? 

Si queremos evitar que nuestros trabajadores «se quemen» con lo que hacen en su día a día es importante aplicar algunas medias que prioricen el bienestar del equipo humano con el que trabajamos: 

Fomenta un ambiente de trabajo saludable:

Un entorno de trabajo positivo hace sentir al personal motivado y valorado. Para ello, puedes organizar reuniones informales con tu plantilla, reunirte con ellos y escuchar los problemas que tengan u ofrecer algún servicio extra como refuerzo positivo a su trabajo (como puede ser un acceso gratuito a clases de ejercicio físico o algún recurso de salud mental). 

Planifica las tareas: 

Como comentábamos al principio del artículo, el trabajo en hostelería supone realizar múltiples tareas estresantes en el día a día. Esto se puede evitar organizando el trabajo que realizará cada persona. Como gestor de un restaurante, deberás realizar un listado de prioridades y de tareas urgentes y no urgentes para orientar el trabajo. 

Actua rápido: 

Si notas que alguno de tus empleados no se encuentra en una situación óptima en su puesto de trabajo, es el momento de actuar. Convoca una reunión para poder detectar qué le está pasando y actuar en consecuencia dependiendo de lo que le ocurra. En algunos casos, una solución pasa por ofrecerles unos días de vacaciones extra para que el trabajador se oxigene y regrese a su puesto con motivación e ilusión con lo que hace. 

Apuesta por el crecimiento personal: 

Realizar el mismo trabajo todos los días resulta monótono, aburrido y puede desencadenar en un importante desgaste profesional. Para evitar esta situación, es importante ofrecer oportunidades de formación como pueden ser cursos, seminarios o talleres, que ayudan a que el día a día del trabajo sea mucho más motivador.

Compartir: