Consejos para escoger el uniforme de tus empleados 

240
0
Compartir:

Adrián Fernández / Madrid 

Más allá de ofrecer un buen servicio, la imagen que da el servicio de sala en una restaurante es fundamental para que el comensal disfrute de su experiencia. Es muy importante tener en cuenta que todo lo que rodea a tu negocio define el estilo, los valores y la filosofía de la marca.

Una pieza fundamental son los uniformes que viste el personal del restaurante. Ellos y ellas son las personas que estarán en contacto directo con el cliente y son la cara visible del negocio. Por esta razón, es fundamental escoger una vestimenta acorde a la imagen de restaurante que queramos dar. 

En primer lugar, hay que definir el estilo y la cultura que queremos darle al restaurante en función del público al que nos queramos dirigir. Según el tipo de negocio, la vestimenta será de una manera u otra. Lo importante es que el uniforme identifique a la marca y vayan alineados. 

Elegir un buen uniforme es garantía de éxito 

Aquí juega un aspecto fundamental: la comida que ofrecemos. Por ejemplo, si nuestro restaurante ofrece un menú japonés es recomendable que el estilo de vestimenta tenga algún aspecto asiático. 

En general, el uniforme de los camareros ha sido el blanco y negro, pero podemos innovar y apostar por nuevos diseños. En este punto, la imaginación siempre al poder. Todo ello, claro está, acorde a lo mencionado anteriormente. 

Lectura recomendada: Uniformes de hostelería: triunfa la imagen casual

Si el estilo de tu restaurante es más desenfadado y juvenil puedes apostar por una camiseta básica con algún pantalón tejano. Por el contrario, si el restaurante es más selecto y formal, el uniforme tiene que tender a ser más clásico con traje negro y camisa. 

Materiales cómodos y seguros 

Otro gran consejo es que en el uniforme contenga el nombre de la persona que lo lleva y el logo del restaurante. Así generarás más confianza y consolidarás la cultura de identidad con los clientes. 

Respecto a los materiales, hay que elegir aquellos que sean cómodos, ligeros y que tengan una amplia vida útil. La vestimenta debe de ser fresca, adaptable a cualquier horario y género y, preferiblemente, que combine telas de origen natural con sintéticas (algodón con poliéster, por ejemplo). Para darle un toque diferente, atractivo y vanguardista se pueden usar algún accesorio, como pueden ser gorras, pañuelos o botones. 

Hay que elegir aquellos materiales que sean cómodos, ligeros y que tengan una amplia vida útil.

En el caso del personal de cocina es básico que los uniformes estén fabricados con materiales resistentes a las manchas, a las arrugas, que absorban bien la humedad y el sudor y que cuenten con materiales no inflamables o tóxicos. 

Por último, es recomendable disponer de una política de vestimenta que debe estar recogida en un manual que se entregará a los nuevos empleados y que será de fácil acceso y consulta para todos.

Compartir: