La importancia del ahorro energético en los restaurantes

227
0
Compartir:

Adrián Fernández / Madrid 

Desde el inicio de la crisis energética, los costes de la energía han tenido un gran impacto en la economía y rentabilidad, y uno de los sectores más afectados ha sido el de la industria de la hostelería y la restauración. Cada vez más, cadenas de hoteles y restaurantes buscan sistemas de automatización que les permitan ahorrar en términos de energía, controlar el sistema de climatización y conseguir reducir la huella ecológica al mismo tiempo que se mantiene un alto nivel de confort.

Gracias al sistema de automatización Loxone, la energía ahorrada se compensa con un retorno de la inversión (ROI) en tan solo unos meses. Los locales comerciales se benefician de una situación única en la que todos ganan: una pequeña inversión genera grandes ahorros en poco tiempo.

“Loxone brinda a los hosteleros soluciones de automatización que les permiten tener un control integral de los sistemas y dispositivos en sus establecimientos. Esto se traduce en una mayor eficiencia energética, reducción de costos y mejora en la operatividad en general” explica Clàudia del Paso, responsable de Performance Marketing en Loxone. 

Fundada en el 2009 en Kollerschlag, Austria, Loxone nació para revolucionar el mercado de las Smart Homes y Smart Buildings con su potente Miniserver. Actualmente, es uno de los líderes en esta tecnología y proporciona una solución completa e integrada de automatización de edificios y viviendas. 

¿Qué es Loxone? 

Loxone es una empresa especializada en el desarrollo y fabricación de soluciones de automatización del hogar y edificios inteligentes. Fundada en 2009 en Austria, se ha convertido en uno de los líderes en el mercado, ofreciendo una amplia gama de productos y servicios para la automatización residencial y comercial.

Loxone permite controlar y monitorear diversos sistemas y dispositivos, como la iluminación, calefacción, aire acondicionado, seguridad, persianas, multimedia, gestión de la energía, entre otros. Además de su propio hardware, el software de Loxone permite la programación e integración de sistemas y productos de terceros. Está diseñado para que se comuniquen entre sí para actuar de manera eficiente, brindando un control centralizado.

La filosofía de Loxone se basa en la idea de que un hogar o edificio inteligente debe ser fácil de usar, eficiente energéticamente y adaptarse a las necesidades y preferencias del usuario, mejorando y simplificando la manera en que vivimos y trabajamos.

¿Cómo podéis ayudar a los hosteleros a mejorar su eficiencia energética? 

Loxone ofrece una amplia gama de soluciones diseñadas para aumentar el control y mejorar la eficiencia energética. La automatización de funciones clave, como la iluminación, la calefacción, el aire acondicionado y las persianas, es fundamental para lograr un antes y un después en la eficiencia de cualquier establecimiento.

Gracias a la automatización de los sistemas mencionados, se activan, desactivan y regulan automáticamente según las necesidades detectadas en cada momento. Ya sea mediante la detección de presencia, horarios, temperatura interior y exterior, o niveles de luminosidad. Así se consume energía únicamente cuando es necesario, evitando el desperdicio. 

Loxone proporciona datos detallados para controlar, monitorear y analizar el consumo. Esto permite identificar patrones, áreas de mejora y tomar medidas específicas para reducir el consumo. Además, envía alertas y notificaciones que permiten detectar rápidamente situaciones anómalas, como el mal funcionamiento de equipos o un consumo excesivo de energía, lo que contribuye a evitar desperfectos y garantizar un funcionamiento eficiente.

Loxone desarrolla productos y software para la automatización para mejorar la eficiencia energética, la comodidad y seguridad de todo tipo de viviendas y edificios.

Asimismo, el sistema de automatización de Loxone permite la integración de energías renovables, como paneles solares. Esto permite dirigir la energía producida hacia prioridades personalizadas, maximizando su utilización y reduciendo la dependencia de la red eléctrica convencional.

En resumen, Loxone brinda a los hosteleros soluciones de automatización que les permiten tener un control integral de los sistemas y dispositivos en sus establecimientos. Esto se traduce en una mayor eficiencia energética, reducción de costos y mejora en la operatividad en general.

¿Están los hosteleros convencidos de instalar nuevos sistemas de gestión de energía o son algo reticentes a ello?  

En la actualidad, se está empezando a comprender cómo la automatización puede transformar nuestra interacción con los edificios. A medida que nos enfrentamos a cambios significativos, nos estamos volviendo más conscientes de la necesidad de tomar medidas y ser más eficientes. Esta necesidad se vuelve aún más evidente en establecimientos del sector terciario, como hoteles y restaurantes, puesto que el funcionamiento de edificios supone el 40% del consumo de energía y el 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Loxone brinda a los hosteleros soluciones de automatización que les permiten tener un control integral de los sistemas y dispositivos en sus establecimientos.

Clàudia del Paso, responsable de Performance Marketing en Loxone ES

Aún existe cierto desconocimiento sobre cómo la tecnología puede significar un gran cambio en la reducción del consumo energético, pero la conciencia y la demanda en torno a las soluciones de gestión energética están en pleno crecimiento. Cada vez más hosteleros apuestan por la implementación de la automatización inteligente para lograr mayor eficiencia y sostenibilidad. 

Para vosotros, con qué tipo de restauración os es más fácil trabajar, ¿hostelería independiente u organizada?, ¿que diferencias veis entre una y otra? 

Desde Loxone trabajamos en ámbitos muy diversos, ya sea a nivel de espacio u organización, por lo que estamos cómodos en cualquier tipo de edificio y dimensión. La principal diferencia que encontramos es que al implementar nuestro sistema en un establecimiento que forma parte de una cadena, la expansión de nuestra solución es más fácil y rápida.

¿Cuáles son las principales dificultades / retos que os encontráis a la hora de poner en marcha vuestros servicios en el mundo hostelero? 

No encontramos ninguna dificultad destacable en el sector, Loxone es un sistema muy flexible que permite la integración de multitud de funciones y sistemas, por lo que a nivel técnico no podríamos mencionar ningún reto generalizado. La dificultad principal a la que nos enfrentamos es el desconocimiento a cerca de todo lo que permite controlar y hacer nuestro sistema.

¿La hostelería se está sabiendo adaptar a un mundo tan nuevo como es el de sistemas de automatización inteligentes? 

Sí, la hostelería está experimentando una transformación en su sector. En un mundo donde la eficiencia, el control del consumo energético y la tecnología están más presentes que nunca, los establecimientos hosteleros están adaptando sistemas inteligentes para obtener beneficios tanto para el edificio como sus usuarios.

Cada vez más, se apuesta por soluciones que simplifican las tareas diarias, y el sector hostelero no es una excepción. La automatización no solo permite reducir el consumo energético, sino que también brinda mayor confort y seguridad. Ofrece un control completo sobre funciones importantes como el acceso, sistemas de audio o iluminación. En general, se consigue una experiencia más completa y personalizada para los usuarios.

La seguridad es un aspecto importante que se beneficia de los sistemas de automatización. Pueden incluir funciones como detectores de humo, inundación, intrusiones, integración de cámaras de seguridad, entre otros. Esto ayuda a garantizar la seguridad de los clientes y el personal, y permite una respuesta rápida ante situaciones de emergencia.

¿Creéis que los edificios inteligentes son el futuro de las grandes ciudades y del urbanismo? 

Sí, creemos firmemente que el futuro de los edificios inteligentes desempeñará un papel fundamental en las grandes ciudades y del urbanismo en general. Los edificios inteligentes mejoran la eficiencia energética, la comodidad de los usuarios y la funcionalidad del edificio en su conjunto. Todos los sistemas y dispositivos de un espacio se controlan, comunican y optimizan. De este modo, se consigue una gestión energética completa que reduce la huella ambiental y promueve la sostenibilidad, lo que es fundamental para abordar el cambio climático y la escasez de recursos. 

Los establecimientos hosteleros están adaptando sistemas inteligentes para obtener beneficios tanto para el edificio como sus usuarios.

Clàudia del Paso, responsable de Performance Marketing en Loxone ES

La automatización y la conectividad permiten una mayor personalización y adaptabilidad a las necesidades individuales, lo que se traduce en más comodidad y bienestar. Por ejemplo, los sensores de CO2 pueden ajustar automáticamente la ventilación para mantener un ambiente saludable, o los sistemas de iluminación inteligentes pueden adaptarse a las preferencias de iluminación del espacio y de los ocupantes.

La recopilación de datos y el análisis de los sistemas de los edificios pueden proporcionar información valiosa para la planificación urbana y la toma de decisiones informada. La adopción de este tipo de tecnología se encuentra en crecimiento, su potencial para transformar las grandes ciudades y el urbanismo es evidente, tanto en nuevas construcciones como en renovación de edificios, lo que contribuye a un entorno más eficiente, sostenible y centrado en las necesidades de las personas.

También aseguráis conseguir reducir la huella ecológica, ¿cómo lo hacéis? 

Como hemos comentado, Loxone permite una gestión energética integral, pasando por iluminación, climatización, persianas, entre otros sistemas, que se comunican entre sí y trabajan conjuntamente para regularse automáticamente según las necesidades específicas de cada momento. Esto permite reducir al máximo el consumo y aprovechar los recursos naturales.

¿Qué restaurantes se han interesado ya por vuestros servicios? 

Por ahora ya hay multitud de restaurantes que han implementado Loxone en sus instalaciones alrededor de todo el mundo, como, por ejemplo, una famosa cadena de restaurantes de comida rápida y otras cadenas más pequeñas y restaurantes independientes como el restaurante Mussol en Barcelona, el bar Tamarindo en Galicia y el Café Irún en el País Vasco. 

¿Nos podéis contar algún caso de éxito hostelero con vuestra empresa?, ¿qué medidas implementasteis? 

En una franquicia de una cadena global de restaurantes, Loxone implementó, entre otras cosas, un control inteligente de climatización y de la maquinaria de las cocinas, que permitió reducir en poco tiempo el consumo de energía en un 30%, y sin perder en términos de confort, al mismo tiempo que se consiguió reducir significativamente la huella ecológica. En todo el conjunto de la cadena, el ahorro mensual es de 14.000 kWh de energía. Es decir, se compensa con un retorno de la inversión (ROI) en menos de un mes gracias a la tecnología de automatización.

De esta manera, si se extrapolan los ahorros de cada restaurante de la cadena al total de 40.000 locales, el resultado son 560 millones de kWh al mes como potencial de ahorro. Con un precio de la electricidad de 0,35€ por kWh, corresponde a un ahorro mensual de más de 190 millones de €. Desde una perspectiva medio ambiental, representan 229.320 toneladas de CO2 ahorradas al mes.

Compartir: