Así es el restaurante donde la carta cambia con la estación del año 

398
0
Compartir:

Adrián Fernández / Madrid 

Sorprender a los clientes de una manera original e innovadora es el gran reto de los restaurantes del siglo XXI. Precisamente, con la intención de proporcionar a los visitantes nuevas experiencias gastronómicas, FIRE, el restaurante del hotel W Barcelona, posee una filosofía gastronómica estacional y ofrece al comensal cuatro cambios de carta anuales donde su propuesta se reinventa a través de nuevos sabores.

FIRE se sitúa en el núcleo del icónico hotel W Barcelona en la ciudad condal, desde donde atrae a clientes y visitantes a disfrutar de una experiencia culinaria de temporada. Una brasería redefinida que da la bienvenida a aquellos que quieren caer en la tentación y a los y las más saludables por igual.

“Cambiamos la carta 4 veces al año para adaptarnos a los ingredientes que ofrece cada temporada. Así nos aseguramos de poder ofrecer productos que están en su mejor momento y han desarrollado todo su potencial a nivel de sabor y presentación” explica Stefano Pinna, chef de este restaurante. 

Nueva propuesta gastronómica con cada estación 

Se trata de cuatro experiencias culinarias diferentes a lo largo del año en las que destacan sabores de temporada, propios de la ciudad, con un común denominador: la brasa. Todo ello, según explica Stefano, para atraer a los polos opuestos. “El fuego aviva la idea de que los opuestos se atraen. Todos los elementos de FIRE son paradójicamente complementarios y coexistentes en un espacio diseñado para hacer alarde de los contrastes. Proteínas animales vs vegetales / técnicas de cocinado antiguas vs actuales / elaboraciones complejas vs elaboraciones simples de parrilla / Restaurante de Día vs Restaurante de Noche”.

La innovación es fundamental, ya que las nuevas tecnologías aportan muchas cosas positivas y nos permiten trabajar más cómodamente. Pero nosotros en FIRE preferimos utilizar la primerísima técnica de cocción que ha sido desarrollada, el fuego ya que aporta muchísimos matices a la comida. Nos limitamos a la utilización de termómetros para medir las temperaturas internas de las proteínas” 
Stefano Pinna, chef de Fire 

 Otros de los grandes atractivos de este restaurante son, por un lado, el real food,, es decir ofrecer productos de calidad, de proximidad, de temporada y ecológicos sutilmente tratados por el fuego y, por otro, un lugar donde socializar, mezclarse y entretenerse durante todo el día y hasta bien entrada la noche en un espacio donde el arte culinario, la mixología y el talento actúan frente a una audiencia en directo.

En este aspecto, Stefano Pinna puntualiza que, a pesar de su ubicación exclusiva, “esto no quiere decir que somos un restaurante excluyente, nuestra clientela puede ser joven más o menos joven, alguien con mucho poder adquisitivo o alguien que  esté celebrando una ocasión especial. Cualquiera que quiera pasarlo bien es bienvenido”. 

Este año vamos a implementar una nueva  carta de vinos con la ayuda de la Sumiller Daniela Miotti, que nos ayudará a  ofrecer un servicio de absoluta calidad a nuestros huéspedes. Consideramos el servicio de asesoramiento en cuanto a vinos como uno de los  ingredientes esenciales de un restaurante como FIRE. Por parte de cocina, reforzaremos aún más nuestra estrecha colaboración con los productores locales.
Stefano Pinna, chef de Fire 

Para esta temporada, FIRE apuesta por platos de verduras orgánicas y totalmente biológicas y de proximidad, que ofrecen sabores muy potentes como el apionabo con chips de Topinambur, caviar de trufa negra y brioche o su remolacha con radicchio, patata local de Girona, orejones y vinagreta de avellanas. Cada temporada tiene su plato estrella… ahora en la carta de Invierno, los platos estrella son: el Puerro con romesco de Pistacho y de Nueces, y la carrillera de Buey con puré de chirivía y salsa de garnacha” cuenta el chef.  

Desde su apertura, FIRE ha cautivado a paladares de todo el mundo a través de su creatividad. Abierto todo el día es un ejemplar único en su especie. Un entorno ecléctico de día y un vibrante y animado restaurante al caer la noche.

Compartir: