Antes de Amazon, llegó el pizzero

239
0
Compartir:

La digitalización lo ha cambiado todo, o casi todo. Y muy especialmente, nuestra forma de consumir. ¿Acaso no vemos correr ríos de tinta sobre el impacto del comercio digital en nuestras vidas? Y para muestra, una cifra: el mercado online de  food delivery creció un 80 % en los tres años que siguieron a la pandemia. 

Cierto es que la situación sanitaria ayudó, también la consolidación de plataformas como Glovo. Sin embargo, sean cuales sean las razones, la práctica se ha impuesto. A todos nos gusta pedir comida para llevar desde nuestro teléfono móvil. De hecho, hay quien ya no concibe no poder hacerlo.

La pizza ya tocaba nuestra puerta en los 80

Pero, quienes hemos cruzado la barrera de la cuarentena debemos estar alerta. Y si la situación lo requiere, tirar de las orejas a aquellos centennials y millennials que se piensan hacedores de esta nueva forma de consumo. No, queridos, mucho antes de Amazon o Glovo, llegó el pizzero. Ataviado con su chaqueta y casco rojos. Quemando rueda sobre su motopizza. Acercando hasta la mismísima puerta de los hogares españoles de los 80 la reina de la comida rápida: la pizza italiana.

Ahí mismo reside el germen del famoso food delivery en nuestro país. Lo hicieron posible los pizzeros de entonces, entre otros: el fundador de la marca y franquicia Telepizza en 1987, Leopoldo Fernández Pujals, y toda una hueste de repartidores motorizados, jóvenes estudiantes, en su mayoría, dispuestos a llegar a nuestra puerta en menos de 30 minutos.

De hecho, a quienes hicieron posible el sueño pizzero, Argentina dedica hoy un día conmemorativo. Efectivamente, allí, el 12 de enero, es el Día del Pizzero, pioneros en el desarrollo del servicio de comida a domicilio.

 De Telepizza a todo un abanico de opciones

Telepizza fue la primera en llegar a los domicilios. Pero, tras ella, otras marcas de pizza, con servicio de reparto (propio o externo), se han desarrollo y/o expandido por nuestra geografía, convirtiéndose en grandes cadenas: Domino´s, Papa John´s o la última en llegar, Grosso Napoletano, elegida por la guía 50 Top Pizza como la mejor cadena de pizza artesanal del mundo.

Lo cierto es que unas y otras tratan de abrirse camino en el mercado innovando en servicios y productos. Pizzas sin gluten, artesanas, más saludables, de sabores creativos o cuya producción y reparto reduzcan al máximo la huella de carbono… Todo para hacerse con la consabida cuota de mercado. Para meterse en el bolsillo a un público no solo fiel, sino que crece año tras año, en número y en demanda.

Telepizza fue la primera en llegar a los domicilios. Pero, tras ella, otras marcas de pizza, con servicio de reparto (propio o externo), se han desarrollo y/o expandido por nuestra geografía.

Glovo gestionó en España en 2022 el envío de 6 millones de pizzas a través de su plataforma, un 65 % más que en 2021. Ese mismo año, Telepizza anunció que se habían consumido 34,5 millones de sus pizzas en el territorio. Domino ‘s Pizza acabó 2023 con cerca de 27 millones de pizzas vendidas y la creación de más de 650 nuevos puestos de trabajo y 21 nuevos establecimientos. Por su parte, Grosso Napoletano, con 43 locales repartidos por España, asegura que elabora más de 300 pizzas diarias, cerca de dos millones durante el pasado año. Casi nada.

La pizza es el plato preparado más consumido en España y en el mundo. No en vano, desde 2017, el 9 de febrero es el Día Mundial de la Pizza. Así que, ¿qué más podemos decir? Sin duda, ¡larga vida a la pizza italiana! Esa que llegó a nuestro salón mucho antes de que existieran los smartphones.

Compartir: